jueves, 24 de enero de 2013

EL CUADERNO DE ETERNUS

Por fin un hombre llamado Eternus había conseguido la inmortalidad a base de probar fórmulas alquímicas a través de sus conocimientos sobre el ácido desoxirribonucleico. La combinatoria computacional dio por fin con el absurdo y ansiado elixir. No es que estuviera plenamente en forma pero había visto transcurrir ante sus ojos nada menos que unas cinco generaciones. Nadie le creyó ni le creía y era tratado por todos como un viejo loco, largamente aislado en su intemporalidad. Es por este motivo que sus congéneres no tomaban el riesgo o la oportunidad de ingerir su fórmula en ningún caso...
Eternus escribía sus reflexiones en su inacabable cuaderno de bitácora vital, de contenido personal, filosófico y científico.
Algunas de sus páginas más reseñables rezaban así:
"Lo que más me duele es mi incapacidad de convencer de mi fórmula a otros seres, tal vez porque no están preparados para entenderlo o porque no les interesa cometer la locura que cometí, esto es, jugar a ser Dios...Este hecho tiene un precio X, pero si lo pensamos, todo en esta vida ha tenido y tiene su precio...Tal vez la ciencia está muy evolucionada pero el conjunto de los seres no va al mismo paso que la élite científica y tecnológica a pesar de que se beneficie de manera tangencial...por tanto, por más que la ciencia evolucione, el ser humano como entidad compleja no evoluciona al mismo ritmo, es más, hay periodos en los que involuciona escandalosamente a pesar de tantos instrumentos de evolución...¿Qué estará fallando?"
Haber vivido la vida de lo que equivaldría a unas cuatro tortugas de las islas Galápagos le daba margen para extensas y curiosas valoraciones...
"A veces me arrepiento de mi elección, me entra el sentimiento de culpabilidad, tal vez he ido contra Dios, en contra de la naturaleza, o sea, contra natura. Por el contrario pienso en ocasiones que el propio estudio de lo que me rodea me ha llevado a este punto excepcional de superar limitaciones humanas que estaban en los hechos y en nuestra propia cabeza al tiempo...
¿empieza la ética dentro del hombre o se forma y se transforma con el tiempo?...por más que avanza la ciencia, la fidelidad del ser humano hacia sí mismo es pobre...tanta gente muriendo de hambre todavía...tanta contaminación incontrolada...y eso que ya hemos hecho abundantes excavaciones en marte..."
"La clonación voluntaria de hijos tan aceptada en la actualidad costó en su día un arduo debate a la tercera generación...sin embargo hoy es algo asumible como normal, una elección de cada pareja..."
Se miró al espejo del armario de cerezo y se vio a sí mismo como siempre, alto, en la tercera edad, y qué diablos, bien plantado, así durante toda su vida salvo el breve periodo que precedió a la ingestión de la pócima. No sabía muy bien si aquel espejo le devolvía con brillo su imagen interna. Por dentro cambiaba mucho cada día y él poseía un secreto maravilloso, la sabiduría que tenía, la visión cada vez más consciente y elaborada de las cosas -y en ocasiones mucho más dolorosa que para el resto de los humanos- la rapidez con que sacaba conclusiones y la de disgustos que se ahorraba anticipándose a muchas consecuencias de la vida ordinaria....Sonrió con satisfacción, su cuaderno ya contaba con mil quinientas páginas y algún día otro ser evolucionado lo leería y podría avanzar mucho gracias a aquella valiosa información. Lo mismo le hubiese ocurrido a la humanidad si no se hubiera quemado la biblioteca de Alejandría, que contenía todo el saber antiguo, era bien conocido ya en esa época que la Tierra era redonda y por desgracia tardamos más de mil años en volverlo a descubrir, entre otras muchas cosas...
Se sentó a desayunar con su cuaderno al lado, de windows review 2050 and apple associated, continuó escribiendo " el telescopio Hubble ha descubierto hace años que hay un planeta similar a la Tierra que contiene unos seres que levantan palmo y medio del suelo y que circulan alegremente atareados, todavía trashumantes rodeados de un paraíso primitivo y bello, sólo se devoran entre sí en caso de extrema necesidad o supervivencia y jamás se hacen daño entre ellos, en ese aspecto puede que sean más evolucionados mentalmente que nosotros, no conocen el mal, la alevosía, ni el ensañamiento...."
En ese momento se dio cuenta de que estaba llorando inexplicablemente, se sorprendió mucho porque él no lloraba repentinamente jamás. Mientras escribía había caído en la cuenta de que el avance tecnológico no servía, ni serviría absolutamente de nada si no conseguía erradicar esos sentimientos de odio y actos de violencia entre la raza humana..